Luchar Contra Los Estereotipos De Género

Imagínate esto: Una cena elegante con esa persona especial. Tienes el regalo perfecto para él. Cuando ya estas preparada para sacarlo, se inventa una excusa elaborada para explicar por qué no tiene ningún regalo para ti. Qué típico. ¿No te encanta el día de San Valentín?

 

Esta escena representa la típica expectativa de género durante San Valentín. Las mujeres son representadas como el género mas necesitado y emocional (que en secreto tienen expectativas muy altas para la relación). La idea en general es que las mujeres deben gastar todas sus fuerzas emocionales en planear el día perfecto. Mientras tanto, los hombres suelen ser mas distantes y siempre son representados como los que tienen más probabilidades de olvidar este festivo. Concretamente, San Valentín se trata de hacer feliz a las mujeres y se espera que los hombres compren regalos exquisitos. Sin embargo, todas estas ideas son simplemente expectativas sociales que han sido inculcadas después de años y años de publicidad por los medios de comunicación.

 

Desafortunadamente, estos estereotipos existen en nuestras vidas cotidianas, pero se enfatizan todos los años el 14 de febrero. No me mal interpretes, me encanta la idea de dedicarle un día a tu seres queridos. La cosa es que es importante reconocer que la celebración convencional de San Valentín tiene muchos defectos. El día de San Valentín no solo promueve el amor a través del consumismo, también sirve para inculcar a los hombres y a las mujeres normas tradicionales de género.

 

Además, la publicidad de San Valentín destaca anuncios que enseñan que a las mujeres les importa mucho San Valentín. Suelen ser ejemplos del uso continuo de los estereotipos de otras décadas. Bueno, a veces entiendo sus motivos , quieren ser graciosos y entretenidos , pero en realidad no lo son. Algunos anuncios son absurdos y nos recuerdan que tal vez las expectativas de ser una ama de casa subordinada de los años 50 no se han borrado. Por ejemplo, el articulo de una casamentera profesional en Nueva York, titulado How to Date a Wall Street Man” (Cómo salir con un hombre de Wall Street) coincide muy bien con todo esto. Su consejo es “Sí, deberías estar muy segura contigo misma y evitar ser pasiva, pero a la vez, no deberías ser difícil. Necesitas ser flexible y servicial en cuanto a su horario o sus limitaciones de tiempo o se va a frustrar y encontrar a otra mujer”. Esto me pareció ridículo. Es muy frustrante tener que escuchar siempre estos comentarios de gente que piensa que  todas las mujeres y todos los hombres quieren lo mismo. Y no, este articulo no es una broma.

 

Hoy en día, hacer algo en San Valentín se ha convertido una obligación social. La presión de participar en San Valentín empieza con los niños pequeños. Me acuerdo de cuando pasé por esto durante la infancia. Celebraba San Valentín como el “Día de la Amistad” en Latinoamérica—había una tradición de repartir cartas de San Valentín y dulces en clase entre los niños. Cuando inmigré a los Estados Unidos, era evidente que la cultura y los medios de comunicación ponía más énfasis en la idea del amor y tener algún ser amado.

 

Desafortunadamente, a las mujeres nos dicen constantemente que nuestro éxito es debido a nuestra capacidad de seducir a los hombres con la sexualidad. Por lo tanto, aunque apruebo y celebro el progreso que hemos hecho para conseguir la igualdad entre generos, el progreso en mantener una idea más realista entre las normas de genero no ha sido mucho. Así que, el próximo San Valentín, reto a todos a que vean los anuncios con mucho cuidado. No quiero decir que cancelen sus cenas románticas; lo único que pido es que sean mas conscientes de los estereotipos machistas porque todos somos únicos y es imposible que queramos lo mismo o que tengamos la misma opinión. Nos tenemos que preguntar: ¿Estamos en el siglo XXI o en la época machista de Mad Men?

Speak Your Mind