Celebrar Carnaval

Ya llegó el momento. Ésta era mi oportunidad. No se lo esperaban para nada. Miré abajo y agité un poco el arma azul y morada que tenia en la mano para asegurarme de que estaba cargada. Me levanté con mucho cuidado para que no se enteraran de donde me había escondido (detrás de los arbustos en el parque), Pero de repente pisé…UN CRUJIDO. Una hoja. Vaya por Dios. Es ahora o nunca. Les disparé a mis amigos no sospechosos.

 

No hay palabras para describir sus caras. Estaban empapados y uno de mis amigos me tiró un globo rosa lleno de agua. Por suerte, evité que me diera. Pero… mientras estaba celebrando mi victoria, otro amigo se me acercó por detrás y consiguió empaparme. Vaya. 

 

Ya estamos de nuevo en esta época del año, así que carguen sus pistolas de agua  y pónganse los zapatos de baile porque las fiestas más grandes están por comenzar en varios puntos del mundo. Sí, estoy hablando de Carnaval y tú no te lo quieres perder. Carnaval es una tradición católica romana que sucede dos semanas antes de la Cuaresma. Hay cabalgatas, procesiones, disfraces lujosos, conciertos, concursos, y más.

 

Si eres latino/a y fuiste criado en los Estados Unidos, es probable que no estés muy familiarizado con Carnaval. Pero no te preocupes, aquí tienes un resumen cortito de la historia del festival. La idea principal del Carnaval es divertirse muchísimo y celebrar antes de que empiecen las restricciones de la Cuaresma. La tradición del festival fue llevado a América Latina por los conquistadores españoles.

 

En los Estados Unidos, lo más parecido que hay es Mardi Gras, pero sinceramente, no es una representación muy correcta de las fiestas latinoamericanas. En los países latinoamericanos, montan unas fiestas épicas sin fin, llevan disfraces coloridos y ponen música alegre en todas las calles. Por decirlo de alguna manera, se lo toman muy muy en serio: en unos sitios, el lunes y el martes durante la semana de Carnaval son festivos nacionales.

 

Por supuesto, estas tradiciones pueden cambiar y variar según el país latinoamericano en que se celebren. Sin embargo, todas las festividades tienen dos cosas muy importantes- la danza y la música. Cada país tiene su propia cultura, historia, música y tradiciones integradas en las fiestas, que hace que cada fiesta sea única. Por ejemplo, cuando estaba en Venezuela de pequeña, Carnaval era mi época favorita del año por la tradición de hacer batallas con pistolas de plástico llenas de agua con mis amigos y con mi familia. Estos recuerdos que tengo de celebrar con mis amigos y familia siempre van a ser unos de los momentos más queridos de mi infancia.

 

Sin más antelación, aquí dejo una guía rápida de unos de los mejores lugares para celebrar Carnaval en Latinoamérica

 

1. Rio de Janeiro, Brasil 

Si alguna vez has visto o te han hablado de la película “Rio”, tienes una idea muy clara de lo importante que es la época de Carnaval para los brasileños. Bueno, dupliquemos la intensidad y la fijación con la samba que se ven en la película para reflejar como son los brasileños en la vida real. Los turistas van en masa a la ciudad para ver a los bailarines con disfraces exagerados, mientras disfrutan de las cabalgatas de samba y los concursos de baile. Brasil organiza uno de los carnavales más grandes y populares del mundo. También, por la noche, cada barrio organiza fiestas de samba en la calle, ¿Suena bien no?

 

2.  Barranquilla, Colombia: Hay una leyenda detrás de uno de los disfraces más diversos del festival de cuatro días en Barranquilla. Hace mucho tiempo, un barranquillero no tenía dinero para comprar un disfraz extravagante, así que decidió ir al festival con una camisa, corbata y unos pantalones puestos al revés. Pero eso no es todo, puso otro detalle más en su ropa—una bolsa de papel con agujeros en la cara. Desde entonces, el disfraz de marimonda se ha convertido en una tradición muy querida, y es uno de los disfraces más comunes en el festival. Como en la mayoría de los carnavales, grupos de bailarines compiten para ser nombrados los mejores de la ciudad y las mujeres participan en concursos elegidos por la “Reina del Carnaval”.

 

3.  Oruro, Bolivia: Este festival ha sido celebrado durante más de 2.000 años y dura 10 días. ¡Sin embargo, se le conoce como el Carnaval más alto del mundo porque esta a una altura de 3.710 metros!. La historia y la cultura definitivamente son el centro del festival y esto se ve a través de los bailes expresivos: sobre todo La Diablada.

 

4. Veracruz, México

No tan experimentado como Oruro, Veracruz tiene su propia celebración de Carnaval conocida como la más “alegre” del mundo. Al principio, los fiesteros bailaban en la calle y montaban caravanas para mostrar su ropa y máscaras tradicionales. Poco tiempo después, empezaron a incorporar concursos de disfraces y bailes, con la caravana como lo principal de la celebración. Un aspecto único del festival es la hoguera grande que hacen durante el primer día de Carnaval en que “se quema el mal humor”.

 

5. El Callao, Venezuela

Se puede describir este festival como una gran mezcla de historia, ritmo, y tradiciones de varios sitios como Las Indias Occidentales, Las Antillas Francesas y Trinidad. Un elemento clave de la celebración es la música calipso de Venezuela, influida por los trinitenses que emigraron a Venezuela en el año 1880. Dos estilos distintivos de disfraces son las madamas y los diablos. Las madamas son bailarinas que llevan pañuelos y túnicas africanas, que son coloridas y elegantes.  Representan la figura principal de Carnaval: La Negra’ Isidora Agñes, la fundadora del festival. Además, durante el Carnaval, los diablos se ponen disfraces rojos y negros con mascaras aterradoras.

 

Para concluir, no subestimes el poder de los festivos. No puedo enfatizar suficientemente lo importante que es Carnaval para la comunidades latinoamericanas. No solo sirve para ser una plataforma para expresarse, sino durante años, incluso décadas, Carnaval ha servido para analizar el estilo de vida y la historia de la gente. En otras palabras, deja la posibilidad  de tener más conocimiento e interpretación de las culturas y tradiciones distintas que le parecerían absurdas a un espectador ignorante.

 

Y si no puedes ir a Carnaval este año, ¡Siempre puedes el año que viene!.

Speak Your Mind