7 consejos para avanzar en la escuela

Escrito por Kimberly_Kerr
Traducido por Lynnette Garza

 

Si estás anticipando entrar a los pasillos de la preparatoria por primera vez este otoño, siempre hay algo que se puede aprender cuando hablamos de los desafíos de la preparatoria. Aquí hay algunos consejos para mantenerte a la delantera!

  • ¡Desayuna! – Empezar el día sin comer un buen desayuno es la forma más segura de perder concentración durante las clases de la mañana. Es difícil enfocarte en qué esta pasando en el pizarrón cuando tu estómago empieza a hacer ruidos por hambre. La nutricionista y auto., Alexa Fishback, M.S., R.D sugiere empezar tu día con comidas altas en fibra (pan integral, cereales integrales o muffins, avena) y proteína (huevos, burritos de carne, yogurt) con una porción de fruta para darte un empujón de energía natural y ayudarte a aguantar hasta la hora del almuerzo. Si se te pasa el desayuno en casa, siempre puedes obtener algo en la escuela. Asegúrate de que seas elegible para los desayunos y comidas gratis o con descuento.
  • Ve a tutorías frecuentemente – El que necesites tutorías no significa que no seas inteligente. Significa que eres lo suficientemente inteligente como para aceptar tus debilidades y mejorar en ellas. Todos necesitan, de vez en cuando, un poco de ayuda extra para entender algún tema en particular, así que no temas en pedir ayuda.  Es buena idea ir a tutorías cuando tengas problemas para entender un problema o una tarea. Siempre le puedes pedir a tus amigos que te ayuden, pero ir con un maestro te puede ayudar a tener un mejor entendimiento de lo que sea con lo que estés teniendo problemas. Habiendo dicho eso, no esperes hasta el día antes del examen para ir a tutorías y esperes que todos los problemas que habías tenido se resuelvan en una sola sesión. Es mucho mejor atacar los problemas como vayan saliendo que dejar que se acumulen y te tumben.
  • Cuando haces trampa, te haces trampa a ti misma. – La tentación de copiar brevemente la tarea de algún amigo al principio de la clase cuando se te olvidó la tuya es muy intensa. Especialmente si todos se están pasando los papeles al frente del salón y tu ventana de oportunidad para una solución rápida se está cerrando cada vez más rápido. Cuando la conocida pregunta de ¿copiar? o ¿no copiar? se presenta, siempre es mejor tomar el camino moral. Aceptar el hecho de que esta vez te quedaste por debajo y haz  un esfuerzo para que prevenir que esto pase de nuevo en el futuro. “Pero si no copio, mi calificación va a bajar!” Tu calificación para esa clase tal vez tenga un bajón menor, pero siempre tienes la opción de preguntar si puedes entregar el trabajo tardo con una sanción, o aspirar a hacer tu mejor esfuerzo en las tareas restantes para recuperarte. Además, velo de esta forma: cuando copias la tarea de un amigo sin pensarlo es muy probable que no aprendas lo que se suponía debías aprender al hacer la tarea. Hay una posibilidad más grande de que te atrases en las tareas a futuro, al no entender bien las tareas pasadas, y la falta de conocimiento que necesitas para obtener una buena calificación en el examen final, el que, si repruebas, bajará más tu calificación que una tarea tarde o que no entregaste. Así que, a final de cuentas, siempre es mejor hacer el trabajo y no hacerte trampa a ti misma.
  • Manda solicitudes de becas seguido – Aunque estés segura de ir a la universidad después de la preparatoria o no, NO esperes hasta tu ultimo año de prepa para mandar solicitudes de becas. Páginas de internet como fastweb.com y scholarships.com son Buenos recursos para estudiantes de primer año y más para que empiecen a buscar dinero para la escuela que sea con fondos privados o públicos. Mandar solicitudes de becas durante tu primer y Segundo año de preparatoria es ideal porque no muchos alumnos de estos grados lo hacen, así que tendrás mejores oportunidades de obtener esas becas exclusivas para estudiantes de primer y segundo grado. A parte, tus posibilidades crecen con cada solicitud que envías, así que adelantarse es la clave. Si eres estudiante de tercer o cuarto año, ¡no es demasiado tarde!  Una meta realística sería mandar una solicitud a la semana o cada dos semanas. No las amontones para que no te encuentres escribiendo alocadamente para tratar de enviarlas antes de la fecha límite para la codiciada beca de prepa semanas antes de que te gradúes.
  • Familiarízate con tu consejero – Hacerte muy amiga de tus consejeros y directores mejorará grandemente tu experiencia en la preparatoria. Los consejeros no sólo están ahí cuando eres un caos emocional y los directores no sólo están ahí por razones disciplinarias. Los consejeros son geniales para escuchar cuando estás teniendo problemas en las clases o con tus relaciones, pero también son buenos recursos para información de la universidad y pueden guiarte en tus planes para después de la graduación. Ayudarte a obtener el éxito es el trabajo de tu consejero, así que no dudes en ir con ellos.
  • ¡Únete a clubs! – Estar involucrado en diferentes clubs y actividades en la escuela no sólo mejorará tu vida social, también mejorará tus habilidades de trabajar en equipo y de trabajar con la gente. La blogger adolescente Michelle Boyln sugiere hacer una lista de actividades que disfrutas y encontrar un club que participe en ellas. El estar con un grupo de estudiantes fuera del salón en donde te dan una tarea o actividad te prepara para las experiencias  del mundo real, en donde seguido te encontrarás teniendo que comunicarte efectivamente para obtener un logro en común. Aparte, tienes la oportunidad de conocer gente nueva fuera de tu círculo de amigos de siempre.
  • Empieza los hábitos de buen manejo de tiempo ahora –  ¿Recuerdas esas agendas que te daban en la primaria? Ya sabes, los que te tenían que firmar a diario tus papás para una calificación. Bueno nuestro maestros lo hacían bien: Tener una agenda es la mejor manera de organizar tu vida y mantenerte al corriente de las cosas y programar tu día sabiamente. La co-fundadora de brazencareerist.com Penelope Trunk, esta de acuerdo que aunque nadie te enseña formalmente como manejar tu tiempo, es una de esas cosas que tienes que aprender. Tener recordatorios y tu horario diario en tu teléfono o en un cuaderno es una manera genial de mantenerte al tanto de tus responsabilidades, minimiza el estrés en tu vida ¡y te deja más tiempo para diversión!

Consejos para esa A+

 

Escrito por Kimberley_Carmona

Traducido por Lynnette Garza

No dejes que te infecte el virus de dejar las cosas para después. Aquí hay algunos consejos geniales para mantenerte enfocada en los libros y ganarte esa A+ que te mereces.

 

  • ¿Los medios sociales están tentándote a revisar que esta haciendo tu amor platónico en este momento? No te preocupes. Apple tiene una aplicación para eso. Si eres una chica Mac, hay una aplicación que se llama “Self-Control” que te deja bloquear cualquier página de internet por una cantidad de tiempo X. Una vez que ya hayas bloqueado esas páginas de internet, ya no hay forma de usarlas hasta que se acabe el tiempo. Si eres una chica PC, hay una extensión de Google Chrome para tu computadora que se llama ‘Stay Focused.’ Todo lo que tienes que hacer es descargar Google Chrome en tu computadora, después descargar la extensión gratuita. La extensión es fácil de usar como “Self-Contro” para que no estés tentada con acechar a tus amigos en Facebook.
  • ¿Te gustan los dulces, pero tienes una cantidad enrome de hojas que leer para una clase o para un examen? Usa tu gusto por los dulces a tu ventaja! Compra una bolsa de gusanos de gomita (o cualquier gomita) y pon una parte de tu gomita en la hoja cada dos o tres párrafos. Cada vez que llegues a donde hay una gomita te la puedes comer. ¡Es una forma deliciosa de mantenerte motivada para leer! Por cierto, no uses nada de chocolate. Eso tal vez ensucie tu libro y dejará un desastre enorme. Y después en realidad no podrás leer para tu clase.
  • Cada chica necesita algo de color en su vida. Usa marcadores, plumas de gel y lápices de colores para agregarle personalidad a tus notas aburridas en blanco y negro. Tener tinta de colores en tus notas te ayuda a mantener tu atención en las notas. Puedes usar diferentes colores para elaborar en que es en realidad importante, el concepto más importante y para agregar separación entre secciones. Sólo ten cuidado de que la tinta no se corra por el papel o terminarás arruinando tus notas.
  • Las tarjetas de notas o fichas son las mejores amigas de una chica

Si tienes miles de millones de términos que memorizar, escríbelos en fichas. Puedes obtener fichas de colores y dividir los términos en secciones o sólo para mantener tu atención en las tarjetas. Si sólo encuentras tarjetas regulares usa los marcadores del consejo #3 para agregar colores a esas tarjetas y hacerlas dignas de estudiar.  ¿No tienes tiempo de ir a la tienda? ¡Obtén unas hojas de papel y córtalas en cuadros!

  • ¿Amas la música? O ¿no puedes estudiar en lugar callado?

Intenta escuchar música clásica o instrumental mientras estudias. Los estudios han mostrado que escuchar música clásica ayuda a incrementar tus calificaciones. Recuerda: No trates de escuchar nada que tengas letras especialmente si es tu grupo o canción favorita. Te distraerás con la letra y estarás tentada a cantar. Así que no escuches a “One Direction.”

  • Juega a las escondidas con tu teléfono.

El esconder tu teléfono (o pedirle a alguien en tu casa que escanda tu teléfono) es un gran truco para llevarte a estudiar y mantenerte productiva.  Sin tu teléfono no puedes mandar mensajes de texto, revisar los medios sociales o jugar Angry Birds. Estarás forzada a estudiar esa material aburrida, lee los capítulos que “olvidaste” leer y obtén esa A que quieres.

  • ¡Ponte cómoda!

Yo se que muchas de ustedes son fashionistas del estilo, pero debes estudiar en algo cómodo. Vas a estar sentada con tu nariz clavada en tu libro así que no mucha gente se va a fijar que llevas puesta una pantalonera de American Eagle y una camiseta representando a tu escuela. Tu prioridad principal deben ser tus notas y ese promedio alto.

  • Relájate de vez en cuando.

No estudies en periodos largos. Estudiar por 45 minutos y después tomar un descanso pequeño de 15 minutos puede ser más útil que estudiar por 2 horas seguidas – ¡dale un descanso a tu cerebro! Puedes hacer un set de problemas de matemáticas, leer un capítulo o trabajar en ese ensayo. Después de 45 minutos, siempre esta la opción de acosar a tu amor platónico por Facebook, mandarle un mensaje de texto a tu amiga o revisar que hace tu grupo favorito en Twitter. Aparte, ten una meta más grande en mente. Después de que llegues a tu meta, date una recompensa. ¿Ya terminaste de leer esos 3 capítulos en tu libro de biología? Aviéntate el último capítulo de Gossip Girl o lee ese libro que te estás muriendo por leer.

Las calificaciones siempre deben de ser lo primero. Que te vaya bien ahora puede abrir puertas en un futuro. Mantente motivada. Mantente positiva. Te puede ir bien en esos exámenes finales y puedes sacarte un 100 (una A) en esa clase. Después de que te saques la calificación más alta en esa clase, puedes celebrar las vacaciones relajándote.

Cómo estudiar para un examen

Escrito por Elizabeth Blancas
Traducido por Lynnette Garza

Toc, toc, toc. El lápiz en tu mano sigue golpeando en tu escritorio. Tus ojos vagan al rededor del cuarto. Miras al reloj. Tictac, tictac. Miras a tus compañeros. Garabateo, garabateo, garabateo. Escriben en el papel frente a ellos. Tu miras abajo a tu papel. Es un examen y no te acuerdas de nada de lo que estudiaste.

Estar nerviosa por un examen es normal, y es algo que le pasa a mucha gente. Hay algunas cosas que puedes hacer para prevenir ansiedad debido a un examen, y mejorar tu experiencia de tomar un examen.

Planea de antemano:
Primero, asegúrate de apuntar la fecha del examen en tu calendario o agenda. El saber cuando es el examen te dará suficiente tiempo para prepararte, poner en prioridad tus tareas, y dirigir tu tiempo. De esta forma no tienes que estudiar todo a último momento la noche antes. Aunque quemarse las pestañas estudiando parece funcionar, no te beneficia. Tal vez te ayude con el examen y tal vez hasta te saques una A. Sin embargo, te dañará en el futuro. Una vez que el examen haya terminado, no recordarás nada, así que cuando lleguen los parciales o los exámenes finales tendrás que estudiar todo el material otra vez.

Toma notas
Una semana es un tiempo razonable para empezar a estudiar para el examen. Dependiendo en que tanto material tienes que estudiar, tal vez quieras empezar antes. Junta todo lo que necesitas para estudiar: tus libros, folletos y notas. Todo es válido, aunque parezca insignificante. Como una sugerencia, toma notas durante la clase, porque no siempre te vas a acordar de todo. No solo tomes notas de lo que el maestro escribe en el pizarrón o de lo que esta en la presentación de Power Point, también apunta lo que dice el maestro. Recuerda, los Power Points son sólo suplementos de enseñanza, y tu maestro puede decir algo importante que no este en las diapositivas.

No te distraigas
Después de que tengas todo listo para estudiar, busca un lugar callada con pocas distracciones. Por ejemplo, tal vez quieras ir a la biblioteca o estudiar en tu cuarto. Si estudias en tu cuarto, no hagas muchas cosas a la vez, por ejemplo con la tele prendida o la computadora prendida. El estudiar entre comerciales no te ayudará, y te tomará más tiempo estudiar. Algo que también hay que tener en cuenta es que, aunque tu cama sea muy cómoda, también es fácil quedarse dormida en ella. Asegúrate de estar sentada en una silla frente a un escritorio.

Se conciente de qué funciona mejor para ti 
Una vez que ya hayas elegido tu lugar para estudiar, repasa todo el material del examen. Lee toda la información por lo menos dos veces y subraya lo que creas que es más importante. Otro j=consejo útil es subrayar la información durante la clase; esto te ayudará a disminuir tu tiempo de estudio. Conoce qué tipo de aprendiz eres. Para aquellos que aprenden auditivamente, digan la información en voz alta y repítanla hasta que la puedan decir con sus ojos cerrados. Para aquellos que aprenden visualmente, marcando con colores tus notas o escribiéndolas de nuevo les ayudará a memorizar la información.

Toma descansos
El estar sentada sin moverte en un lugar callado es difícil, así que toma descansos. Sólo asegúrate que el descanso de 5 minutos que te des no se convierta en una hora en Facebook. Programa horas de estudio y descansos razonables. Durante tu tiempo de estudio, estudia, estudia y estudia. Estudia apasionadamente y no dejes que te distraigas. El correo electrónico que acabas de recibir aún estará ahí cuando termines de estudiar, Recuerda que la menor cantidad de tiempo que pases estudiando, la mayor cantidad de tiempo que tendrás para hacer otras cosas que disfrutes.

Cuídate a ti misma
La noche antes del examen, asegúrate de tener suficiente descanso. Tal vez no parezca importante, pero cuando estas tomando un examen en un salón callado, tal vez te de sueño y quieras cerrar tus ojos. El cerrar tus ojos para que descansen puede llevar a que te quedes dormida. Asegúrate de comer antes del examen. Puede parecer insignificante, pero cuando tu estómago empieza a hacer ruidos en clase, estarás volteando a tu alrededor para ver si alguien te escucho en lugar de poner atención a tu examen.

Sí, los exámenes son lo peor. Cuando perfecciones tus técnicas de estudio, podrás ir a tu clase y sentirte confiada y preparada.

Los beneficios de ir a la universidad

 

Escrito por cynthia_amaya
Traducido por Lynnette Garza

Después de como catorce años de escuela, todos estamos pensando lo mismo: Ya estoy harta de la escuela! La tarea, las clases, exámenes, quizzes; todas ellas son cosas de las que nunca queremos saber más. Parece que nuestros días de estudio para exámenes  y terminar tareas que dejamos para después desde el principio nunca terminan, y como estudiantes de último grado de preparatoria, es tentador querer dejar la escuela antes de tiempo. “Tal vez encuentre un trabajo en alguna oficina en algún lugar” o “trabajaré en la tienda departamental loca” son cosas de las que nos convencemos son mejores que gastar miles de dólares en una educación que ni siquiera estamos seguras que queremos. Aunque encontrar trabajo después de la graduación en lugar de registrarte en la universidad parece un arreglo rápido y fácil, a la larga el buscar educación superior es más benéfico.

De acuerdo a GenTX.com, estudiar por sólo 24-48 meses puede triplicar lo que normalmente ganarías si estuvieras en un trabajo que paga el salario mínimo. Con una certificación o una carrera técnica, es posible convertirte en un transcripcionista y ganar como $18/hora. Dependiendo en qué campo estudies, puedes hasta  convertirte en una enfermera registrada, y ganar $20/hora, o hasta un técnico radiólogo y ganar 25/hora. La escuela tal vez no sea para ti, pero con sólo ir a la universidad o a una escuela vocacional por un tiempo corto puede hacer una gran diferencia. En lugar de ganar $58 en un día de trabajo de “9 a 5” con el salario mínimo, puedes ganar $200 por las mismas 8 horas de trabajo.

Ir a la universidad por cuatro años puede darte una certificación de enseñanza de Kinder-12. Los maestros ganan como $22/hora que suma unos $45,760 al año. Mientras más vayas a la escuela, más alta la suma será, Dos años más es todo lo que se necesita para para obtener una Maestría. Con este título, es posible convertirte en una consejera o directora, lo que incrementa el salario de $45,760 a $49,920/año a $70,720/año, respectivamente. Con sólo cuatro meses más de estudio una directora puede obtener un certificado de superintendente, lo que le daría un salario de $112,320/año. Alguien que trabajara 24 horas al día por 365 días al año con el salario mínimo, lo más que podría ganar serían sólo $63,510!

Otro ejemplo de una carrera abundante es contaduría. Con sólo 24 meses de estudio, se puede obtener un trabajo de contabilidad, el trabajador ganaría como $33,280/año. Después de recibir la licenciatura en dos años más, lo único que haría falta sería un año en una pasantía para obtener experiencia. En 5 años, puedes ser un contador público certificado, y ganar $58,240 al año. Después de obtener una maestría y trabajar como gerente financiero, podrías obtener la posición elevada de Oficial Financiero en jefe, !con un cheque enorme de $166,400 al año!

Aunque 5 años más de escuela no suenan agradables y tal vez pienses que ni siquiera valen la pena, Christy Alarcón, de 17 años está en desacuerdo. Como estudiante de penúltimo año de preparatoria, Christy ya está buscando posibles escuelas. “Personalmente odio la preparatoria, pero después de que me gradúe, no tendré que trabajar tanto como las personas que ganan salario mínimo. El obtener una educación valdrá la pena”, dice.

De acuerdo al Buró de Labor de E.U.A., las mujeres que se graduaron de la universidad ganan aproximadamente 76% más que las mujeres que sólo se graduaron de la preparatoria.

The Big Payoff: Educational Attainment and Synthetic Estimates of Work-Life Earnings (La gran recompensa: El logro educacional y los estimados sintéticos de las ganancias de una vida de trabajo en español) reportó que en promedio, los trabajadores hispanos de tiempo completo que trabajan durante todo el año con sólo un diploma de preparatoria ganan $1,064,984 en toda su vida. Por otro lado, los trabajadores hispanos de tiempo completo que trabajan durante todo el año y que tienen una licenciatura ganan en promedio como $1,700,896 durante su vida. Los trabajadores hispanos con una maestría ganan en promedio como $2,614,220. ¡Seis años extras en la escuela hacen una diferencia de un millón de dólares!

Judy Gutiérrez, de 18 años, dice, “A mí no me gustaba la preparatoria; las clases era largas y aburridas. Pero la universidad no es lo mismo que la preparatoria. Estoy llevando clases que yo elijo y que se que me interesarán, así que hace que los años largos se pasen mucho más rápido que en la preparatoria. En retrospectiva, ni siquiera se siente como escuela. ¡Y al final de cuentas todo valdrá la pena! Estaré ganando suficiente dinero así que no tendré preocupaciones  ni problemas financieros”.

Es un sentimiento normal que no te guste la escuela; todos lo han experimentado en algún momento. Pero a la larga, el ir y graduarte de la universidad sí crea una gran diferencia monetariamente. Es más fácil encontrar un trabajo al graduarte de la universidad que de la preparatoria. Al final, un promedio de $2.5 millones siempre será mejor que $1.2 millones. Es mejor gastar unos cuantos años más para obtener un título que nos ayudará a ganar como 2 millones de dólares a la larga, que tener que trabajar por décadas y sólo ganar una fracción de esa cantidad.

Cuando suene la campana

Escrito por Bethany_Ward
Traducido por Lynnette Garza

¿Cuáles son los secretos del éxito escolar? Estas latinitas comparten sus mejores consejos para ayudarte a ser la mejor de tu clase.

Consejo 1: Ten seguridad en ti misma

La clave para el éxito académico es ser segura de ti misma. Te ayuda a sentirte a gusto al trabajar en equipo, a hacer presentaciones frente a la clase y a acercarte a tu maestro con cualquier pregunta que tengas. Mientras caminas por los pasillos mantén tu cabeza en alto, sonríe, y no tengas miedo de hablar con otros estudiantes. Si t even sonriendo y con tu cabeza en alto, se sentirán cómodos con tu personalidad amigable y confianza. Es mucho más fácil hacer amigos nuevos cuando eres segura en ti misma. “Cuando entré a la secundaria, era muy tímida, pero aprendí que si quería conocer gente nueva tenía que sentirme segura de mí misma. Conocí a mucha gente buena, porque decidí introducirme con casi cada compañero de clase que tenía”, dice Kameryn Johnson, 14 años.

Consejo 2: Involúcrate

Aprovecha todas las oportunidades que tu escuela te ofrece. Únete a clubs como banda, teatro, el anuario, orquesta, y clubs de arte o de libros sólo por nombrar alguno. Estas son formas seguras de conocer gente nueva, y mantenerte ocupada mientras aprendes cosas nuevas. También puedes probar en deportes como porrista, volleyball, soccer, softball, atletismo, o basketball. Te mantendrás activa y saludable, mientras te diviertes. “Yo estaba en campo a través, atletismo, banderillas y orquesta cuando estaba en la secundaria”, dice María Fernández, 17 años. “Al involucrarme en esos deportes y clubs me ayudó a mantenerme enfocada en las cosas importantes. Me ayudó a convertirme en quien soy ahora.” Si tu secundaria no ofrece muchos clubs u organizaciones, habla con tus maestros acerca de crear tus propios clubs.  También puedes buscar clubs fuera de tu escuela como las Girl Scouts o ayudar al rededor de tu comunidad al ser voluntaria. Lugares como YMCA y Salvation Army siempre buscan gente que ayude.

Consejo 3: Que te vaya bien en las clases

No te olvides de estudiar, entrega tus tareas a tiempo, pídele ayuda a tus maestros si la necesitas y concéntrate en aprender algo nuevo cada día. Si tienes cualquier problema, busca ayuda y ve con los tutores. Cynthia Amaya, 18 años, comparte algunos de sus consejos para que te vaya bien en el salón. “Es importante desarrollar buenos hábitos de estudio durante la secundaria. Esto te ayudará a tener éxito en la preparatoria. Es difícil que te importe tanto la escuela a esta corta edad, pero es importante que te empiece a importar lo antes posible”, dice Amaya.

Consejo 4: Diviértete y sé tú misma!

La secundaria puede ser emocionante y espantoso, pero nunca debes de olvidarte de divertirte y ser tú misma. Brianna Holcomb, 13 años, dice, “No encajes. ¡RESALTA! No dejes que la gente cambie tu forma de pensar, cambia lo que la gente piensa de ti. No dejes que nadie te haga deprimirte. Tu sabes quién eres, y lo que eres es HERMOSA” Una vez que te aceptes a ti misma por quien en realidad eres y aprendas a amar las cualidades únicas que te hacen quien eres, el resto del año pasara fácil. Harás grandes amigos y aprenderás cosas nuevas y emocionantes, y a parte de todo ten un año que nunca olvidarás. ¡Diviértete y disfruta mientras aprendes!

Ten el mejor año escolar

 

Escrito por Marifer_Ruiz
Traducido por Lynnette Garza

 

Al terminar la libertad del verano y se le da la bienvenida a un nuevo año escolar, los estudiantes regresan a sus rutinas normales de la escuela, las tareas, proyectos, presentaciones, exámenes sorpresa y exámenes. Todo el estrés regresa y nuestra vida se enfoca en la escuela. Muchos estudiantes pasan su tiempo yendo a la escuela, después a casa, comiendo, relajándose y haciendo tarea; es la misma rutina a diario una y otra vez. En lugar de conformarte con la misma rutina de siempre, todos deberían hacer algo para prenderle una chispa a su vida. Claro, los estudiantes necesitan enfocarse en la escuela porque esa es la prioridad número uno. Una vez que ya te encargas de eso, entonces ¿por qué no premiarnos con algo de diversión? Aquí hay algunas cosas que deberíamos pensar en hacer que pueden traer emoción a tu vida cuando ya terminamos con todas nuestras obligaciones escolares para disfrutar cada uno de los días de nuestro año. Ya cuando terminas la tarea y los fines de semana son libres, usa tu tiempo sabiamente y haz este el mejor año escolar.

1. Únete a un club en la escuela. Los grupos de la asociación de alumnos, grupos de servicio comunitario, sociedad de honor, banda y hasta club de arte te introducen a personas nuevas, aprendes cosas nuevas y se verán bien en tu solicitud de admisión a la universidad.

2. Crea un proyecto de comunidad. Usa tu tiempo libre para hacer la diferencia. Toma acción en causas que te interesen. Crea conciencia en contra de la intimidación, junta ropa para los menos afortunados o ayuda en la sociedad humana de animales local.

3. Participa en una pasantía. Puedes obtener una pasantía en una revista como Latinitas o en el campo de trabajo en el que quieres trabajar cuando crezcas. Es una Buena forma de explorar posibles carreras a futuro, junta referencias y empieza a juntar experiencia.

4. Toma una clase nueva. ¿Hay algo que siempre hayas querido intentar? ¡Este es tu momento! Toma una clase electiva extra o regístrate en una clase en el centro de recreación local.

5. Lee libros por diversión. Deja a tu mente vagar y explorar lugares nuevos al leer un libro nuevo o unirte a un club de lectura. También puedes tomar pluma y papel y convertirte en tu propio autor.

6. Explora tu ciudad. Conviértete en turista de tu propia ciudad. Podemos aprender tanto cuando exploramos nuestra ciudad. Visita museos, teatros, monumentos y lugares históricos.

7. Vuélvete creativa. Haz un proyecto de manualidades en el que te puedas expresar. Decora de nuevo tu cuarto. Haz un proyecto de “hazlo tu mismo” como haciendo un alhajero o una bolsa. Conéctate con tu chica de manualidades en ti misma.

8. Aprende a jugar un deporte nuevo. Intenta algo nuevo o simplemente mejora tus habilidades en un deporte que ya conozcas. Estira al hacer yoga o regístrate en una clase de danza. Únete a un equipo o haz pruebas para ingresar al equipo oficial de tu escuela, vete a escalar o regístrate para caminar un maratón.

9. Elige un pasatiempo nuevo. Aprende a tocar un instrumento nuevo. Conviertete en una persona más al tanto culturalmente aprendiendo un idioma nuevo. Conviertete en autora.

10. Se una tutora para alguien más chico que tú. Sé tutora de un hermano/a o primo/a menor que tú. Ofrece ser niñera y cuidar a niñitos adorables.

Este año debe ser el año en el que tengamos tiempo para relajarnos, para hacer algo interesante o hacer algo nuevo. En el proceso podemos descubrir una pasión nueva o aprender más acerca de nosotras mismas. Todos deberían dejar de ver la vida pasar y suceder en la tele, y en lugar de eso vivirla y amarla. Tu juventud es el tiempo en el que puedes explorar e intentar cosas nuevas para descubrirte a ti misma, lo que en realidad disfrutas y quién eres. A parte, si no lo haces ahora, entonces ¿cuándo?

Preparación para la universidad

Escrito por celeste_alvidrez
Traducido por Lynnette Garza

El pensar acerca de tu futuro y de lo que viene después de terminar la preparatoria puede ser un paso estresante en tu vida. Muchas chicas se sienten un poco confundidas y tal vez hasta se sientan abrumadas con la información para el proceso de solicitud de ingreso a la universidad. No hay secretos para estar lista para la universidad, pero la clave para estar lista para la universidad es empezar a prepararte con tiempo. No es muy pronto para entrar al juego de la universidad, Sólo sigue estos consejos y ¡estarás lista en un santiamén!

Empieza a alistarte para la universidad lo antes posible:

Piensa acerca de lo que a TÚ amas hacer. ¿Sería esta una opción posible como carrera? Este es el primer paso para la universidad, porque basicamente significa que tus intereses te ayudarán a decidir y prepararte para tu travesía de universidad.

 

Usa la escuela a tu ventaja:

Revisa cuál preparataoria es la mejor para ti. Muchas ciudades ya tienen escuelas especializadas en las cuáles puedes empezar a prepararte para una vía específica de carrera en la preparatoria. Cuando elijas las clases de preparatoria, asegúrate que estés llevando todas las clases necesarias para entrar a la universidad. También considera tomar clases con honores que son más desafiantes, te preparan mejor para la universidad y se ven bien en tu solicitud de admisión. Algunas preparatorias también ofrecen clases de doble crédito en las que puedes obtener créditos de universidad mientras te ganas los créditos de preparatoria.

Involúcrate en tu campus y en tu comunidad:

Los oficiales de admisión de la universidad se fijan en tu participación en actividades extracurriculares en tus solicitudes de admisión. Empieza a hacer planes para aprovechar al máximo tu experiencia de preparatoria al participar en clubs y actividades. Éstas se verán bien en tu solicitud de admisión y tal vez hasta abran la puerta a oportunidades de beca.

Si eres atleta, no te confíes en una beca de deportes para pagar por tu escuela. Usa otras opciones académicas que te puedan ayudar a mejorar tu solicitud. Habla con tus asesores escolares acerca de las mejores opciones para ti, como qué clases llevar y cuáles actividades extracurriculares puedes aprovechar.

El examen SAT :

Las calificaciones son una parte importante en el proceso de la universidad. La mayoría de las universidades requieren un calificación específica en el examen SAT para ser admitidos, pero las calificaciones varían de escuela a escuela. En la secundaria, puedes tomar el Pre-SAT para ayudarte a prepararte para el examen real. La preparatoria puede ser estresante, lo que significa que estudiar para el examen durante el verano es muy útil.  Aún puedes divertirte Y prepararte para el SAT. Hay muchos recursos útiles en Internet. Una de mis herramientas de estudio favoritas para el SAT es un app llamada “The Official SAT question of the day.” Esta aplicación ofrece una pregunta nueva cada día acerca de cada tema y muestra cómo resolver el problema.  También puedes ir a páginas útiles como www.collegeboard.org, que ayuda con todo tipo de preparación para exámenes.

 

Investiga becas y universidades:

¿Necesitas ayuda investigando becas y universidades? http://www.collegexpress.com/ es una página de internet genial que te ayuda a rastrear todas las becas en tu área en las que estás más interesada. Después que termines de revisar a cuáles universidades te gustaría asistir, recibirás librillos de información por correo que te ayudarán a decidir cuál es la mejor universidad para ti. Hay miles de becas disponibles, sólo tienes que buscarlas. ¡El resto depende de ustedes latinas! ¡Investiga, investiga, investiga! Te sorprenderás de cuantas becas hay para los latinos. ¡Aprovecha la oportunidad!

Recuerda que estos sólo son algunos consejos. Mantente organizada, no dejes de investigar, y estarás en el camino correcto hacia disfrutar tus años universitarios. ¡Nunca es demasiado pronto para empezar a ser curiosa acerca de la universidad!

Consejos para el manejo del estrés

 

Escrito por Nina Bonita Santillan
Traducido por Lynnette Garza

Con la escuela en curso y los maestros asignando tarea por todos lados, el estrés sigue sobrellevando a muchos adolescentes. Aquí hay algunos consejos útiles para aprender a cómo lidiar con el estrés antes y después de las situaciones arrolladoras.

Organizándote

Es importante ser consciente de qué es lo más importante y debe ser lo primero en tu vida diaria. Poner prioridad apropiadamente tiene que ver con ser organizado. Usa notas a tu ventaja haciendo listas de cosas para hacer. Date cuenta de qué es importante en realidad y no lo que parece importante.

“Yo me aseguro de escribir las cosas que tengo que hacer en cuanto me acuerdo porque yo sé que después se me va a olvidar. Aunque yo crea que si me voy a acordar, no me atrevo,’ dijo Bianka, 14, 8vo grado.

El planear de antemano es algo esencial al organizar tus tareas. Esto ayuda a que pongas de lado las cosas que no son tan importantes y evitas consumir tiempo y desperdiciar energía valiosa en trabajos que no son productivas.

¡Aprovecha al máximo tu tiempo valioso!

Aparte de lo obvio – los medios sociales, el ver la tele, dormir de más, etc…- dejar las cosas para después, la inhabilidad de tomar una decisión, y estar involucrada activamente en perfeccionar cada reto para poder cumplir con las expectativas altas, ¡puede tomar todo nuestro tiempo valioso!

El dejar todo para después desperdicia tiempo y limita la productividad. Esperar para el momento perfecto para terminar tu tarea o terminar tus quehaceres solo desperdiciará más tiempo. Nunca habrá ese momento “perfecto”. Las incertidumbres de la vida no deben causar que dejes todo para después y que te vuelvas indecisa. Habrá muchas decisiones que tomes que tendrán sus propias incertidumbres, pero lo más sabio y productivo que puedes hacer tomar la mejor y más efectiva opción con la ayuda de tu familia y amigos.

“A mi me gusta mantenerme ocupada,  lo que hace que esté al tanto de las cosas. Me di cuenta que si evito estar sentada sin hacer nada, me mantengo más motivada para terminar las cosas”, dijo Rosa Alvarado, 15, 9no grado.

El tratar de perfeccionar cada actividad que haces no es bueno para ti. Tómalo con calma a veces. Es genial tener estándares altos, pero no es sabio dejarlos que tomen tiempo innecesario. Puede causar que te estreses al temer decepcionarte a ti misma. Esta bien cometer errores de vez en cuando por que es así como aprendemos.

Equilibrar las responsabilidades

Mientras estás en la escuela, es bueno considerar que sólo puedes obtener por completo 2 de 3 prioridades en tu vida: dormir, buenas calificaciones o una vida social. Así que, es importante tener una expectativa equilibrada y real de tus prioridades y cuanto tiempo y energía les dedicas a cada una.

Las actividades extracurriculares pueden ser divertidas y agradables, pero cuando la tarea también se tiene que terminar igual que cumplir con los requisitos extracurriculares, puede ser arrollador. Es importante equilibrar estas actividades voluntarias para que la tarea no se vea tan arrolladora – y le quite la alegría que debes estar experimentando con estas actividades divertidas.

Y al mismo tiempo que equilibrar las responsabilidades, el dormir suficiente también es necesario. Tener 8 horas de sueño puede tener un efecto físico, emocional, y cognitivo. Así que igual de importante que es terminar tu tarea y cumplir con los requisitos extracurriculares, ¡también es bueno tener un poco de tiempo libre disponible y pasártela bien!

“Estar involucrada en actividades extracurriculares puede ser divertido, pero mis padres me ayudan para asegurarse que también estoy al corriente con mis tareas de la escuela. Malas calificaciones= no participación extracurricular”, dice Emily, 13, 7mo grado.

La vida puede estar llena de sorpresas y llena de decisiones sin fin – esto puede parecer y sentirse arrollador. Sólo sigue aprovechando al máximo tu tiempo y tomando decisiones que tu creas son las mejores, y ¡todo empezará a encajar!

Preparación para la universidad año a año

 

Escrito por jessica_salcedo
Traducido por Lynnette Garza

 

Ir a la Universidad es una de las decisiones más difíciles que harás en tu vida. Es importante que planees de antemano para que puedas lograr tus metas. El tiempo pasa tan rápido, por lo que es tan importante prepararte desde una corta edad. Para estar bien preparada para la universidad, sigue estos tips año a año:

Secundaria:
Durante este tiempo, tu y tus padres deben crear un plan de ahorros para la universidad. En el plan de ahorros tú o tus padres deben depositar por lo menos de un 5 a un 10% de los ingresos mensuales. Es importante empezar a ahorrar dinero para cualquier gasto de universidad que tal vez no sea cubierto por ayuda financiera o becas. Para más consejos para ahorrar en la universidad, busca modelos a seguir o personas que te inspiran, como parientes que ya han ido a la universidad y hazles preguntas acerca de cómo ahorraron ellos para pagar la colegiatura.

Ahora que ya tienes tu plan de ahorros para la universidad preparado, es hora de darle un empujón a tu solicitud de ingreso a la universidad. Meghan Renee Martinez de15 años y estudiante de segundo año, sugiere, “yo diría haz tu mejor esfuerzo en la escuela y vuélvete más dedicada al trabajo escolar”. Debes retarte a ti misma y tomar clases avanzadas o de sociedad de honor mientras estás en la secundaria. Únete a algún deporte, club, coro o a la banda que te prepararán a actividades que tal vez en un futuro quieras poner en tu solicitud de la universidad estando en la preparatoria. Si quieres llevar tu experiencia de preparatoria al siguiente nivel, debes pensar acerca de solicitar o asistir a una preparatoria que te prepare para la universidad. Algunas preparatorias ofrecen programas especiales que te prepararán para la universidad y podrás tomar clases de universidad para tu curriculum.

Primer año:

Durante tu primer año de preparatoria debes de estar involucrado y unirte a algún deporte o alguna actividad después de la escuela, como el consejo estudiantil, club de francés, club de ajedrez o la Sociedad Nacional de Honor. “Practica buenos hábitos de estudio como estudiar de antemano para los exámenes, lee tus libros y mantente al corriente en tus tareas” aconseja  Janette Mendoza, estudiante de ultimo grado de preparatoria. Como estudiante de primer grado, debes mantener una relación estrecha con tu consejero y hablar con el o ella acerca de tus planes para la Universidad, seleccionar una Universidad y tomar clases que te pondrán en camino para seguir tu plan de carrera. Tu primer año es un buen inicio para empezar a investigar la carrera de tus sueños, qué es lo que se necesita para ser exitoso y que universidades te ayudaran a cumplir tu sueño.

Segundo año:

Durante tu segundo año de preparatoria, debes de involucrarte con la comunidad y mantener tu promedio alto. Ser voluntario en diferentes actividades fuera de la escuela con la comunidad y ganar experiencia invaluable. Siempre ayuda a tu comunidad al ser voluntario o unirte a organizaciones locales. Para darle un empujón a tu ubicación académica, es importante inscribirte en clases avanzadas o de doble crédito. Toma clases avanzadas, para que puedes tener la experiencia de la universidad y empieces a obtener créditos de universidad” agrega Janette Mendoza, estudiante de último grado de preparatoria. Meghan Renee Martinez explica que, “Mi preparatoria tiene muchas opciones para elegir clases para prepararme para la universidad. Especialmente exámenes que indican donde me encuentro académicamente y qué puedo hacer  para mejorar”. Tu elección de clases puede ser tu primer paso para empezar tu carrera de ensueño. Debes buscar una carrera que te guste y trata de hacer algo parecido a esa carrera para ver si te gusta. La página de Internet http://www.collegeboard.org/ ofrece herramientas e información para ayudarte a mandar tu solicitud para la universidad y elegir la mejor carrera para ti.

Tercer año:

Otoño/Invierno

Es importante tomar PSAT y otros exámenes requeridos por las universidades para que puedas tener suficiente tiempo para volver a tomar los exámenes en caso de que necesites una calificación más alta para entrar a la universidad que tú elijas. The Princeton Review es un buen programa que te prepara para el SAT, ACT y otros exámenes. Revisa su página de internet www.princetonreview.com/ para ver si el programa se ofrece en tu área. Durante este tiempo, debes investigar los requisitos de admisión. Si quieres estudiar fuera de la ciudad, debes explorar las páginas de las universidades a las que quieres ir. Un tip importante es hablar con el consejero de tu escuela acerca de opciones de carreras y universidades por que ellos te pueden dar consejos que te guiarán en la dirección correcta.

Primavera/Verano

Durante tu segundo semestre debes mandar solicitudes de becas que estén disponibles para estudiantes de tercer año. La página de internet www.fastweb.com es un gran buscador dedicado a becas. Durante el verano, debes tomar varias decisiones. Piensa y decide que universidad es mejor para ti: un colegio de 2 años o uno de 4 años, el tamaño de la escuela y la ubicación de la escuela. Dale un vistazo a las páginas de Internet de las universidades a las que te gustaría asistir y obtén información acerca de esa escuela, incluyendo el costo. Ve disminuyendo tu búsqueda a tus 5 mejores universidades y empieza a preparar las solicitudes de admisión. La mayoría de las universidades requieren una carta de recomendación, así que no tengas miedo de pedírselas a tus maestros o a tus líderes de actividades extracurriculares.

Último año:

Otoño/Invierno

Ahora ya es tiempo de enviar las solicitudes a las universidades de tu elección y continuar mandando solicitudes de becas. Vuelve a  revisar los criterios de las solicitudes, con todo y las fechas límites y llena el paquete de admisión. Esto puede incluir obtener las cartas de recomendación y escribir los ensayos del examen de entrada para finalizar tu solicitud de la universidad. Te has estado preparando desde la secundaria, ya te lo echaste a la bolsa! Asistir a los foros de universidad que ofrece tu distrito escolar te ayudará a mantenerte en camino con lo que debes esperar durante este proceso de universidad, pero no dudes en contactar a tu consejero si necesitas ayuda con tu solicitud.

Primavera 

Después de la graduación: La primera cosa que debes hacer cuando empiece tu último semestre de preparatoria es mandar una solicitud de FAFSA y continuar mandando solicitudes para becas. Ahora es el tiempo de tomar la decisión de a qué universidad quieres asistir. Para tomar esta decisión debes pensar en todos los costos que vas a tener, como el de vivienda, transporte, comida, libros, etc. Compáralo con el de las otras universidades para ver qué oferta es la mejor opción para ti. Una vez que hayas elegido, ¡acepta la oferta de la escuela de tus sueños! No olvides mandar tu listado de clases a tu universidad y asistir a la orientación. ¡Ahora ya puedes disfrutar de tu experiencia universitaria!

 

Deja de seguir y empieza a dirigir

Escrito por Carolina_sosa
Traducido por Lynnette Garza

 

Sé un lider de comunidad. Deja de seguir y empieza a mandar.

Esta suave que dones tu cambio a alguna organización benéfica, pero ¿qué tal crear un cambio? Date cuenta de una necesidad en tu comunidad y tómalo en cuenta. No ignores el graffiti y la basura, tampoco te quejes de ello. Lévantate y haz algo al respecto.

El servicio comunitario es poder. Poder de cambiar al mundo y hacerlo un lugar mejor para los demás. Un estudio hecho por la Corporation for National and Community Service (Corporación para el servicio nacional y de la comunidad) encontró que alrededor de 64.3 millones de americanos, o un 26.8 por ciento de la población adulta, dio 7.9 mil millones de horas de servicio voluntario valuado en $171 mil millones en 2011. El valor promedio de una hora de voluntario se estimó en $21.79. Sin voluntarios, los servicios para familias de bajos ingresos serían imposibles de obtener debido a los altos costos. Un tutor por ejemplo cuesta hasta $70 la hora, mientras que un estudiante de preparatoria puede ser tutor gratis por una cantidad ilimitada de horas. El servicio a la comunidad no sólo beneficia a las personas que reciben la ayuda, pero también a los voluntarios. A los voluntarios se les entrega muchos beneficios corporales y mentales que incluyen un sentimiento más amplio de humildad, mayor confianza en sí mismos, más felicidad, más salud y un riesgo reducido de depresión. Otros beneficios incluyen el desarrollo de habilidades, hacer amistades, experiencia profesional, y diversión. El índice criminal también suele bajar en las comunidades con voluntarios activos. El servicio integra a la comunidad y conecta a la gente con los demás. Cualquiera puede ser voluntario, hombre, mujer, negro, blanco, joven, viejo. Nunca es muy pronto o muy tarde. Ya sea creando un jardín o limpiando un arroyo, los voluntarios están creando una diferencia en sus comunidades.

Involúcrate

Al aceptar el reto de crear un cambio, también estás asumiendo el rol de líder. El liderazgo es la elección de dar un paso y motivar a los demás a cumplir su meta. Es genial hacer algo bueno. Ya sea recoger la basura por una hora o ser tutor de un estudiante después de la escuela por una semana, es asombroso contribuir en la comunidad y querer hacer más. No gastes toda la tarde recogiendo basura tú solo; involucra a tus amigos. ¡Déjalos que hagan la diferencia!

Key Club, Girl Scouts y Interact Club se han dado cuenta del poder en números. Girl Scouts ha credo tantas líderes Fuertes, que le atribuyen su éxito al ser voluntarias desde una corta edad. En un discurso conmemorando el aniversario número 100 de las Girl Scouts, Hilary Clinton recuerda a Girl Scouts como el lugar en el que ella se topó con sus “primeras lecciones de líderazgo”. Clinton acredita esto a las oportunidades de servicio “organizando recolecciones de comida y ayudando en hogares de ancianos”.

Liderazgo

Cualquier persona tiene el potencial de ser un líder, y el liderazgo puede venir en diferentes formas. Algunos líderes son presumidos y tienen malas intenciones como metas, y este tipo de lideres puede hacer caer a las personas para lograr lo que quieren. Los buenos lideres son humildes y quieren ayudar a fomentar el potencial de sus seguidores. Los grandes líderes ponen a los demás primero y hacen todo lo que pueden para crear la diferencia, sin importar el sacrificio.

Líderes como Martin Luther King Jr., Gandhi y Harriet Tubman no siempre fueron líderes, pero cuando vieron una necesidad, hicieron la elección de dar un paso y hacer algo. El liderazgo toma valor y compromiso, pero es una habilidad que se puede mejorar constantemente, a través de la práctica y la experiencia.

No tienes que unirte a una organización de servicio o ser voluntario cada semana. Sólo siendo anfitrión de una venta de repostería en beneficio al cáncer con tus amigos estás creando una diferencia. Ningún acto bueno se queda sin ser notado. El reporte de “The Health Benefits of Volunteering: A Review of Recent Research”(Los beneficios de la salud de ser voluntario: Una revisión de investigación reciente, en español) by CNCS, encontró que las personas que son voluntarios por lo regular tenían índices de mortalidad más bajos, habilidad de funcionamiento más alta e índices de depresión más bajos en la vida a futuro que aquellos que no son voluntarios. Y por si fuera poco hay mucha satisfacción personal en hacer que el mundo sea un lugar mejor.

Todos deberían salir al mundo, ser un líder, unir a la gente y crear un cambio. No ignores el sufrimiento que está ocurriendo a tu alrededor. Muchos de nosotros hemos sido bendecidos al tener tantos regalos y talentos, lo justo es que los compartamos.

Nota de autor: Yo soy una estudiante de penúltimo grado de preparatorio y soy líder de comunidad. El año pasado me dieron una beca de $1,000 para implementar una beca en mi comunidad. Yo cree Schola Society, un programa que se enfoca en fomentar el potencial académico, liderazgo y la participación de la comunidad en los estudiantes de bajos ingresos y de primera generación. Si tienes alguna pregunta acerca de cómo empezar tu propio proyecto no dudes en mandarme un correo electrónico a vascholarsociety@gmail.com

buy cialis without prescription

cialis price

cialis dosage

Viagra online